LO ULTIMO
Home / España / El dueño del bufete donde fueron asesinadas tres personas fue fiscal antidrogas en Perú
Abogados Madrid. Los servicios de emergencia tapan dos de los cuerpos con mantas. KIKE PARA / ATLAS
Abogados Madrid. Los servicios de emergencia tapan dos de los cuerpos con mantas. KIKE PARA / ATLAS

El dueño del bufete donde fueron asesinadas tres personas fue fiscal antidrogas en Perú

Un hombre de 43 años y dos mujeres, de 26 y 46 años, fueron asesinados ayer en el despacho de abogados Eurasia legal inmobiliaria, en el popular distrito de Usera. El dueño del bufete, Víctor Yoel Salas Cobeñas, no se encontraba en el bufete en el momento de los hechos. Había sido fiscal antidrogas en Perú. Los bomberos hallaron los cadáveres cuando acudieron al piso tras recibir aviso de que se había registrado un incendio. Entre el humo hallaron al varón, un cliente que había ido a recoger papeles de extranjería, con un hachazo en la cabeza; a una mujer degollada y a la otra con un fuerte golpe en el cráneo. Ambas mujeres trabajaban para el bufete, una de ella como abogada y la otra repartiendo publicidad. La policía cree que los criminales provocaron el fuego para intentar borrar sus huellas.

Los servicios de emergencia recibieron la llamada de aviso a las 18.30. “Una mujer que subía precisamente al despacho fue la que se encontró con todo el percal y llamó a la policía al ver que salía humo por la escalera”, dijo una vecina.

El bufete está situado en el primero C del número 40 de la calle de Marcelo Usera. Se llama Euroasia y está dedicado a cuestiones de extranjería, gestoría y embargos. Su propietario es un antiguo fiscal antidrogas de Perú. Abrió un bufete con un compañero pero se independizó hace cinco años. El dependiente de un comercio cercano explicó: “Desde el exterior no se veía nada de humo ni nada raro. Estaba toda la calle muy tranquila hasta que han empezado a llegar los bomberos y las ambulancias”.

Cuando los bomberos entraron en la estancia principal de la oficina hallaron a Pepe C. V., ecuatoriano, tirado en el suelo. Junto a él, alguien había acumulado papeles y libros y les había prendido fuego. Tras sacarlo de la humareda, descubrieron que tenía un hachazo en la cabeza. Fue bajado a la calle para que los facultativos del Samurintentaran reanimarlo. Durante unos minutos lo consiguieron, pero al poco rato falleció. La policía comprobó que tenía 43 años y nacionalidad ecuatoriana. Era uno de los clientes del despacho, que estaba esperando a ser atendido.

La oficina estaba llena de humo. Otro fuego de pequeñas dimensiones, también prendido con papeles y libros, ardía en una estancia al fondo del piso. Los bomberos encontraron allí a las dos mujeres: una de ellas yacía muerta degollada; la otra había recibido un fuerte golpe en el cráneo, pero aún respiraba. Los sanitarios intentaron reanimarla durante más de media hora, sin éxito.

Empleadas del bufete

Un testigo declaró: “Los cuerpos presentaban como signos de haber sido quemados o, de que al menos habían intentado quemarlos. Estaban muy rojos y tenían algunas partes negras”.

Los tres cadáveres fueron bajados a la calle, donde el Samur había desplegado un pequeño hospital de campaña. Quedaron alineados en la acera hasta que el juez de guardia ordenó, a las 21.30, su levantamiento y traslado al Instituto Anatómico Forense, donde hoy se les practicará la autopsia.

Las dos mujeres eran empleadas del despacho. Una de ellas, Marisa O. R., de origen cubano, tenía 46 años y llevaba cuatro años trabajando para el fiscal. Era muy conocida en el barrio, ya que se solía poner en la calle, justo delante de la entrada del bufete, a repartir publicidad entre los viandantes. Cobraba 600 euros. “Estaba siempre sonriendo y saludaba a todo el mundo”, recordaba anoche un conocido suyo. Llevaba veinte años en España y llevaba unos años viviendo junto a su hija de unos 30 años, que se trajo desde Cuba. Su familia vuela ya hacia España desde Cuba y Estados Unidos.

La otra mujer es Elisa C. G., también cubana, de 26 años. Estudio en la Escuela de Formación de La Habana y en España estudió en la Universidad Católica de Ávila y en la Universidad a Distancia de Madrid. Acabó la carrera hace diez meses y había llevado algún caso para el bufete.

Cuando llegó el dueño del despacho, tuvo que ser atendido por los psicólogos del Samur. Después fue trasladado a dependencias policiales para prestar declaración. Varios familiares de los fallecidos también fueron atendidos en el lugar por los psicólogos.

Desde la calle, ni los techos ni las paredes del despacho se veían afectados por las llamas. Un vecino declaró: “Solo cuando los bomberos han abierto las ventanas, ha salido el humo, pero no era mucho. Entonces sí ha empezado a oler como a plástico quemado por toda la calle”.

El tráfico quedó cortado en la calle de Marcelo Usera hasta entrada la noche. Lapolicía se llevó a su base un Skoda Octavia blanco aparcado en un lateral de la calle que supuestamente pertenecía al fallecido.

Fuente: http://ccaa.elpais.com/ccaa/2016/06/22/madrid/1466621739_282992.html

 

Commentarios

commentarios

Sobre Damian Nogues

Deja un comentario